Por alguna razón pensé que el día en que me convertiría en mamá yo iba a saber que hacer en todo momento y que todo iba a fluir divinamente y la verdad es que no fue así… Con cada hija ha venido un nuevo reto, no solo para mi vida de mamá, si no también en todos los otros aspectos de mi vida.

Por alguna razón se piensa que cuando uno se convierte en mamá o papá uno debe saber exactamente lo que tiene y debe hacer en cada momento pero se nos olvida que es un proceso de aprendizaje y crecimiento, de muchas llamadas al pediatra, a las suegras, a las cuñadas, a las amigas que son mamás, de leer muchos libros y blogs, de preguntarle a Google miles de cosas. Que igual que nuestros hijos, nosotros también crecemos, aprendemos y maduramos con el pasar del tiempo y no solo pasa con el chasquear de dedos.

Lo que se ahora en mi maternidad con 2 no es lo mismo a cuando solo tenía 1 y aun así las cosas no son fáciles todo el tiempo y mis hijas son tan diferentes que para unas cosas se siente como si hubiera empezado de 0 (¿alguna igual que yo?). Hay días donde me preguntó, ¿qué está pasando? o ¿qué hice mal? o digo «me estoy volviendo loca» cientos de veces al día.

Creo que a raíz de esto siempre me ha costado aceptar que me equivoco o que aveces no se que estoy haciendo o me cuesta preguntar/pedir ayuda.

Pues mi realidad es que me equivoco como cualquier otro y me toca tragarme mi orgullo, hablar y pedir perdón, aveces estoy tan desesperada por tener un momento de paz que termino bajando al estacionamiento por 5 minutos con la excusa de que algo se me quedó en el carro para tener ese momento de paz… pero lo que más me cuesta hacer es levantar la mano y pedir ayuda (fuera de mis papas y mi madrina, a lo cual le doy mil vueltas antes de hacerlo). Tengo amigos y familiares que se han ofrecido a ayudarme no solo con mis hijas, si no con otras cosas y no logro pasar del no querer molestar o incomodar para poder hacerlo.

Con el pasar del tiempo hay cosas que se hacen más fáciles, los niños entran en diferentes etapas, la relación de pareja cambia, y las cosas van encajando poco a poco pero todo esto pasa cuando uno quiere ser mejor de lo que uno era antes. Para querer mejorar uno tiene que aceptar que hay cosas o aspectos que pueden ser mejor.

Slds,