Quiero, quiero, quiero…

Cuando estaba en la universidad tenía un novio que me decía que me iba a regalar un suéter que decía “Yo quiero el mundo”, la verdad es que quiero muchas cosas pero no necesito varias de las cosas que quiero y aunque a estas alturas de mi vida aún no logro distinguir mucho entre que quiero y que necesito, he ido mejorando con el tiempo, especialmente ahora que soy mamá, pero sigo queriendo muchas cosas…

  • Quiero ser feliz.
  • Quiero que Apollo, mi perro, viva conmigo y no con mis papas.
  • Quiero que mi hija no grite como si le estuviera pegando cuando le digo que no haga algo.
  • Quiero hacer un buen shopping para mi, no para Ana, para mi.
  • Quiero perderme un día entero en un spa.
  • Quiero viajar por el mundo.
  • Quiero poder salir a la calle sin tener que preocuparme si me hija se portará bien o mal el día de hoy.
  • Quiero que mi esposo no sufra cada cosa que me pone triste y/o brava.
  • Quiero una cuenta bancaria enorme.
  • Quiero redecorar mi casa.
  • Quiero que la relación de mi hermano y mi papá mejore.
  • Quiero poder disfrutar a mi abuela materna, como disfruto a la paterna.
  • Quiero que mi familia sea feliz.
  • Quiero arreglar mi carro.
  • Quiero poder organizarme mejor.
  • Quiero tener mi casa limpia y arreglada todos los días de Dios.
  • Quiero poder cocinarle a mi esposo todos los días como hacía cuando estábamos recién casados.
  • Etc.

Hoy por hoy, sé que lo más importante es que mi familia y yo seamos felices, lo demás es pura añadidura. Lo que se da, se da y lo que no, bueno pues no se dio y a seguir adelante. Las cosas materiales, son eso, materiales y por más que las quiera probablemente me llenen de felicidad por 5 minutos una vez las consiga y ya después pasó la emoción.

Otra cosa que he aprendido es que hay cosas que no puedo cambiar, como lo que siente mi esposo, y tengo que aprender a aceptarlo cómo es y dar gracias a Dios de que se preocupa lo suficiente como para acompañarme en mis tristezas.  Lo que tiene que ver con mi hija, es paciencia, la cual me falta bastante y la pido todos los días, aunque se dice que uno no debe de pedir paciencia porque te la sientan a un lado.

Hay que recordar que debemos ser felices, disfrutar cada minuto de nuestras vidas ya que no sabemos que pasará mañana. ¿Qué me hace feliz a mi?

  • Que mi esposo sea lo primero y lo último que veo todos los días.
  • Que Ana Elizabeth me sonría cada vez que me ve por primera vez cuando se despierta.
  • Que Ana Elizabeth se ría a carcajadas.
  • Que cuento con mi familia para lo que sea y cuando sea.
  • Que mi perro salte de la emoción cada vez que me ve.
  • Que puedo estar en casa con mi hija.
  • Que mi hija conoce a mis abuelas.
  • Que tengo 2 mamas, mi mamá y mi madrina.
  • Que mi papá y mi suegro se vuelven mantequilla cada vez que Ana les sonríe.
  • Que mi hermano y yo, tenemos una relación nuevamente.

Ahora bien ¿qué te hace feliz a ti? No pienses en cosas materiales, piensa en momentos, emociones, personas, mascotas. Cierra los ojos y visualízalo, lo que sea que te haga feliz, que sea tu motivación y lo que te impulse todos los días.

Slds,

Una Mama en Apuros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s