He tomado café y ciertas infusiones durante mis embarazos, todos con permiso de mi obstetra y nunca he tenido ningún malestar y siempre he tomado en cuenta el límite que debo de consumir de cafeína (café, tés, bebidas de chocolate, sodas) durante esta etapa. Pero me encuentro en un momento donde quisiera alejarme un poquito del café (nada malo) y probar otras cosas, buscando siempre que tengan buenos beneficios para mí y me ayuden durante el embarazo e incluso lactancia.

Quiero empezar con que el American College of Obstetrician and Gynecologist y la OMS (WHO) recomiendan un consumo máximo de 200mg (1 taza de 12onz) de cafeína al día, ese consumo incluye cualquier bebida que tenga cafeína incluyendo esa Coca-Cola que te tomas en el almuerzo. Para que tengas una idea, de dejo el siguiente cuadro:

mg de cafeína - WordPress.png

Varias veces he escuchado el comentario de que si vas a tomar té estando embarazada te alejes del negro, la realidad es que si comparas las cantidades de cafeína que tiene el té negro comparado con el café, podrías tomarte hasta 2 tazas de té negro en el día, sin mayor problema.

Hay tanta información en el internet que yo decidí buscarme a alguien que supiera sobre el tema y que me hiciera unas buenas recomendaciones de tés e infusiones que pueda consumir durante el resto del embarazo y durante la lactancia, y me encontré con Yasibit, ella es una sommelier de té ademas de ser mamá emprendedora y esposa; te invito a que sigas su cuenta en Instagram @teablogging para que veas todo su contenido que está buenísimo!

Una de las primeras recomendaciones que Yasibit me dio, fue que todo té e infusión que tome debe ser siempre con moderación y por otra lado tomar en cuenta que ninguna de estas bebidas es ni será un substituto para el agua ya que es super importante, especialmente durante el embarazo, el estar hidratado. Muchas de estas bebidas tienen efectos diuréticos por lo cual, tomar agua deberá ser tu primera opción para mantenerte hidradata.

¿Sabías que muchos tés que existen en el mercado, en verdad no son tés sino infusiones? Te explico, el té viene única y exclusivamente de la planta camellia sinencis, todo lo demás es una infusión, aunque técnicamente el té es también una infusión, pues se extrae el sabor y olor al hecharle agua caliente. Por lo cual ese té de canela, o té de manzanilla o té de gengibre que tomas, no son tés son infusiones.

blossom-549648_1920

Ahora, te preguntaras si todos los tés vienen de la misma planta ¿por qué hay tanta variedad? La respuesta es que dependerá del refinamiento que tenga la planta, por ejemplo el té negro pasa por un proceso de oxidación lo cual hace que su sabor sea mucho más fuerte y tenga un mayor contenido de cafeína, por otro lado el té blanco, además de ser super raro y su producción es más escasa, no pasa por un proceso de oxidación como el té negro y tiene un sabor mucho más ligero que los demás. Obviamente, el sabor de estos tipos de tés tambien van a variar dependiendo del suelo y el clima, como con cualquier otro producto.

Las infusiones tisanas se caracterizan por no contener cafeína y son ideales para consumir durante el embarazo por esta misma razón, pero siempre hay que tomar en cuenta que hay algunas infusiones por provenir de ciertos plantas no deben ser consumidas, aquí te dejo un listado de varias que si podemos consumir durante esta etapa, claro está siempre sin abusar:

  • Rooibos: es una buena alternativa descafeinada al té negro, es una buena fuente de antioxidantes y minerales.
  • Escaramujo (Rosa Mosqueta / Rosehip): es un antiinflamatorio.
  • Flor de Jamaica (Hibiscus): es una fuente de vitamina C, ayuda a combatir resfriados y en Irán se cree que ayuda a normalizar la presión sanguínea.
  • Hierbabuena (Peppermint): ayuda a refrescar el estómago, y calmar dolencias, también ayuda a reducir las nauseas, es un digestivo, ayuda a reducir el malestar en la garganta y se usa en el tratamiento del síndrome del intestino irritable e inflamaciones vesiculares.
  • Hierba de Limón (Lemongrass): en India es usado para mitigar la tos y aliviar la congestión nasal, en Occidente es usado para tratar la hipertensión, dolor en las articulaciones, fiebre, problemas digestivos y vómitos.
  • Lavanda (Lavender): ayuda a relajar la mente, mejorar el descanso, reduce la tensión y espasmos en los músculos.
  • Manzanilla (Chamomile): por su efecto relajante ayuda a combatir el insomnio, ansiedad y facilita la buena digestión, también ayuda con los dolores menstruales y dolores de cabeza causados por el estrés.
  • Menta (Mint): ayuda con las molestias gástricas y favorece la buena digestión, ayuda con la congestión nasal, es ideal para calmar el estómago en casos de mareos y/o náuseas.
  • Rosa (Rose Petals): ayuda con el estómago revuelto, gargantas doloridas, tiene la capacidad para ayudarte a levantar el ánimo, mitigar la sensación de depresión ligera y reconfortar el corazón en épocas de duelo.
  • Tilo (Linden): es una fuente de antioxidantes, es un relajante, ayuda a combatir la ansiedad y el insomnio, ayuda a combatir la congestión en vías respiratorias y también ayuda a combatir los nervios estomacales y las molestias que causan.
  • Gengibre: ayuda con la digestión, mareos del viajero y vómitos del embarazo, es un antirreumático y antiinflamatorio.
    • Tisana Antigripal (durante el embarazo se recomienda evitar el consumo de anís estrellado, por lo cual podrías eliminarlo de este receta)

Para poder hacer cualquiera de estas infusiones, debes de hervir agua a 100º y dejar aproximadamente por 3 minutos infusionar. Luego te queda endulzar si es de tu preferencia y listo!

 

4995c4e8-351c-4fbf-b727-25f8c968fa4c

Yasibit recomienda que durante los primeros meses del embarazo es super importante no consumir tantas infusiones pues todas tienen un efecto diurético en el cuerpo por lo cual no pueden ni deben ser un substituto de agua. Por otro lado también recomienda que si sufres de anemia o tienes problemas con el hierro, es mejor esperar 2 horas después de comer para poder consumir alguna infusión.

Recuerda que como todo en esta vida, los excesos nunca son buenos por lo cual consumir  infusiones siempre debe de hacerse con moderación, especialmente durante el embarazo y lactancia recordando que lo que nosotras consumimos podría tener un efecto en nuestros bebés. Si consumes alguna infusión y sientes que algo no está bien y te sientes rara es mejor dejar de consumir inmediatamente y consultar con tu médico.

Slds,

S.O.S. Mamá en Apuros

SaveSave

SaveSave

SaveSaveSaveSaveSaveSaveSaveSave

Anuncios